El Hermano Mayor te está vigilando

review 2

1984-by-george-orwellCreo que es posible afirmar que la gran mayoría de las personas han oído hablar sobre este libro, y más aun en estos últimos tiempos, donde las novelas de Orwell en especial han tomado una increíble relevancia teniendo en cuenta los hechos que están ocurriendo en todo el mundo. Comencé a introducirme en la literatura de Orwell con “Animales en la granja” hace un par de años; otra de sus novelas más famosas y aclamadas por ser una gran alegoría sobre la revolución rusa, y una introspectiva al socialismo comunista de la Unión Soviética de ese entonces, y quedé maravillada por la creatividad de Orwell y la simpleza con la que retrató en unas pocas páginas un tema tan complejo como el autoritarismo soviético. No es coincidencia que las ventas de 1984 se hayan disparado en estos últimos tiempos, donde pareciera como si estuviésemos viviendo en medio de una distopía sacada directamente de un libro por la cantidad de hechos de la actualidad que parecen irreales e imposibles de creer, razón por la cual decidí que ya era hora de tener esta novela en mis manos y por fin poder leerla, y debo decir que 1984 es una obra maestra por donde se la mire, y mas aún George Orwell, el cerebro detrás de la creación de una novela que se volvería hoy en día nuevamente relevante, no solo debido a la dureza de la trama, sino por la cantidad de hechos que parecen haber sido predichos tal y como aparecen descritos en este libro. Si bien hay muchas situaciones de la novela que son bastante similares a lo que hoy en día sucede en el mundo, hay otras que resulta difícil de creer que pudieran llegar a suceder, así que mejor comienzo a analizar qué me pareció 1984.

En un principio, creo que es necesario explicar algunas cuestiones básicas de esta novela y de dónde sacó la inspiración George Orwell. En 1984, el mundo se encuentra dividido en tres grandes estados, Eurasia, Esteasia y Oceanía. Se dice que Orwell intentó plasmar en su novela su visión extrema de lo que podría haber sucedido luego de la Segunda Guerra Mundial, cuando los Nazis fueron derrotados y Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido deciden dividir la Alemania Nazi y prácticamente el resto de Europa. En este caso, el Reino Unido, hogar de nuestro personaje principal, forma parte de Oceanía y se encuentra en una guerra constante e interminable con Esteasia y Eurasia, dependiendo de lo que el Partido disponga. Es muy fácil encontrar en 1984 las propias opiniones de Orwell sobre el socialismo, o por lo menos, lo que la Rusia soviética y la Alemania Nazi e incluso el socialismo inglés en realidad representaban, ya que esto se ve plasmado perfectamente en la novela en el totalitarismo y fascismo en el que Londres se ve sumergida. La falta de alimentos y la pésima calidad de éstos, el nivel precario de vida de los londinenses, la constante vigilancia, la propaganda política, la Policía del Pensamiento y muchas cosas más son ejemplos similares a lo ocurrido en el comunismo y nazismo. Ahora, vayamos a la historia en sí.

La novela comienza con nuestro personaje principal llamado Winston Smith, un hombre de mediana edad que trabaja para el Departamento de Archivos, donde básicamente se encarga de “rectificar” información de los periódicos según lo que ordene el Hermano Mayor. Y es que esta es una práctica de lo más común y esencial del llamado Partido, cambiar constantemente los datos de la realidad en la que viven y eliminar cualquier tipo de archivo anterior o rastro que pueda servir de prueba como para que alguien llegue a dudar en lo más mínimo de lo que predican. Y sin embargo, es el mismo Winston quien comienza a dudar cada vez más de la verdadera consigna del Partido, duda incluso de la existencia del Hermano Mayor y decide rebelarse de alguna forma posible ante semejante sistema opresor al que se ve subordinado. Pero la pregunta es de qué forma puede alguien rebelarse ante un totalitarismo tan fanático en el que uno es vigilado las 24 horas del día, no sólo por las demás personas sino también a través de las llamadas telepantallas, televisores que espían en cualquier momento del día los movimientos y el habla de todos aquellos que posean una. Es aquí cuando Winston decide comenzar a escribir en un diario que tiene en su departamento sus verdaderos pensamientos y sus deseos de que el Partido sea derrocado, y también sus ansias de encontrar la denominada “Hermandad”, la cual se cree que es una organización clandestina opositora cuyo fin es el derrocamiento del Partido. Su vida comienza a correr peligro desde el momento en que comienza a escribir en su diario, ya que lo que él está haciendo, actuar en contra del Partido incluso tan sólo sea mentalmente, es denominado “crimental” -crimen mental en nuevalengua- el cual es penado con la ejecución.

1984-Big-Brother

Sin embargo, ninguna posible consecuencia hará que Winston de marcha atrás en su búsqueda de aliados en su rebelión y es así como conoce a Julia, una compañera de trabajo en el Departamento de Archivos. Luego de encontrar un lugar aislado sin telepantallas ni micrófonos que los puedan escuchar, comienzan a tener un amorío, cosa que también está totalmente prohibida por el Partido, y deciden mantener su relación encontrándose cuando sea y donde sea. Si bien en un principio entretuve la idea de que Julia fuera en realidad una espía del Partido intentando atrapar a Winston en actos ilícitos, esto no llega a suceder, pero la traición no tarda en llegar por parte de otro personaje que nos es presentado más hacia la mitad del libro, O´Brien. O’Brien forma parte del Partido Interno y se presenta también como miembro de la Hermandad, dispuesto a reclutar a Winston y Julia para que formen parte de ella. Aquí es la parte en donde el libro se torna un poco denso a mi parecer. Es que O’Brien decide darle a Winston el libro o manifiesto supuestamente escrito por Goldstein, un histórico opositor al Partido, y por lo tanto, enemigo número uno de toda Oceanía. En ese manifiesto Goldstein escribe las verdades del Partido, de cómo la guerra es en realidad una farsa que deben perpetuar para mantener a la gente subordinada y feliz, de cómo los miembros del Partido Interno gozan de un estilo de vida ostentoso mientras mantienen al resto de la sociedad en la pobreza y de cúal es el motivo ulterior de perpetuarse en el poder. Es en uno de estos encuentros entre Winston y Julia cuando se ponen a leer el libro y son aprehendidos por la Policía del Pensamiento, para luego ser llevados al Ministerio del Amor, conocido como el centro de detención y tortura de criminales y opositores.

98

Es hacia el final del libro cuando nos es revelado que fue O’Brien en realidad quien los detuvo y comienza su proceso de interrogación y tortura de Winston, quien no puede creer que haya sido engañado al pensar que O’Brien podría haber formado parte de la Hermandad. Y es aquí donde entra en juego el término que Orwell utiliza tanto, el “doblepiensa”. El doblepiensa básicamente es la capacidad que tienen todos los miembros del Partido de creer que dos afirmaciones totalmente contradictorias sean verdad al mismo tiempo. Y O’Brien es la encarnación perfecta del doblepiensa; él cree en el régimen al que sirve, y sin embargo, es capaz de fingir ser un revolucionario que busca su derrocamiento. Y no solo en él encontramos ejemplos de doblepiensa, sino en los mismos nombres de los Ministerios: el Ministerio de la Verdad se dedica a mentir y falsificar noticias, el Ministerio de la Paz se dedica a perpetuar la guerra, y así con todos los demás.

Como vemos, el Partido utiliza todos los métodos posibles para controlar y mantener a la población sumida en la subordinación, cosa que sucede muy usualmente a través del lenguaje, y es interesante pensar en cómo ésta es otra realidad que sucedió en el pasado y que Orwell incorpora a su novela. Cuando los colonizadores imperialistas decidían colonizar un nuevo país no sólo lo hacían por la fuerza cometiendo genocidios, sino que también lo hacían a través de la imposición de sus valores, su ideología y su idioma. El hecho de erradicar los idiomas originales de estas civilizaciones les permitía quitarles aquello que los unía, lo que les permitía mantener su identidad y esto mismo sucede aquí. Si bien el idioma es el mismo, los cambios que el Partido introduce en esta nueva forma del idioma llamada “nuevalengua” tiene como fin restringir o limitar el pensamiento de la sociedad. Este fin se ve logrado a través de la eliminación de palabras consideradas por ellos como “innecesarias” -como los antónimos, comparativos y superlativos- y también y aún mas importante, eliminando las connotaciones de ciertas palabras que según ellos son ilegales -como el término libertad que solo puede ser utilizado en ocasiones como “este lugar está libre” pero NUNCA para hablar sobre pensamiento libre, o personas libres-. Además de estas eliminaciones, también se encuentran las palabras compuestas que unen dos términos distintos en uno solo, con el fin también no solo de acortar el vocabulario del idioma, sino también para ahorrar tiempo, permitiendo así que las personas tengan cada vez menos tiempo para razonar. Es increíble pensar como Orwell se las arregla para crear algo tan irreal, pero que termina siendo completamente lógico si uno se pone a pensar en la finalidad que esta nueva lengua tiene: es simple y llanamente una manera más de controlar y someter a la sociedad y de continuar un proceso de lavado de cerebro por parte del régimen.

“El pensamiento será totalmente distinto. De hecho, no existirá pensamiento tal como lo entendemos hoy. La ortodoxia equivale a no pensar, a no tener la necesidad de pensar. La ortodoxia es la inconsciencia”.

Pero es el final del libro lo que te deja pasmado y pensando que no puede ser que termine así ¿verdad?. En el final, Winston logra por fin el cometido de O’Brien y del Partido de entender finalmente el doblepiensa y de creer en él. Luego de sufrir torturas e interrogatorios, Winston se quiebra y acepta el hecho de que el Partido puede llegar a tener razón y logra rendirse al doblepiensa, logra creer que el Partido no está luchando ninguna guerra -a estas alturas la guerra era con África- y a la vez, cuando se anuncia a través de las telepantallas la victoria y la apropiación de África como nuevo territorio de Oceanía, le sonríe al retrato del Hermano Mayor y admite que luego de 40 años, por fin lo ama.

Lo que más me llamó la atención de 1984 -además de la trama- es cuán apropiado y relevante son muchos de los hechos descritos en ese libro con la realidad que personalmente vivimos hoy en día. Las menciones de cómo constantemente cambiaban los datos de la realidad, cómo dibujaban cifras totalmente inexistentes respecto a la pobreza, el crecimiento del país, la producción de bienes, es sumamente similar a lo que lamentablemente vivimos en Argentina durante mucho tiempo. Y no es ninguna coincidencia que sean estos partidos supuestamente de izquierda aquellos que siguen este mismo libreto, incluso en el mismo epílogo del libro se menciona los pensamientos de Orwell en relación a su novela en los que él mismo cree que estos movimientos izquierdistas que supuestamente profesaban la lucha por las clases trabajadoras y contra el capitalismo, eran en realidad partidos cuyo único interés era perpetuarse en el poder y para ello era necesario utilizar a las masas, por sus ideales y resentimiento de clase, traicionándolas una y otra vez. Resulta casi imposible realizar una lectura de esta novela sin analizar el matiz político que tiñe esta historia -siendo éste el punto clave de la misma- y sin compararla con la actualidad de los partidos políticos, en especial los de Latinoamérica, en los cuales podemos encontrar muchísimas similitudes con el Socing -socialismo inglés- de 1984 de Orwell.

Creo que no me queda más nada para agregar. Orwell se ha convertido en uno de mis autores favoritos no sólo por su estilo sino por la creatividad de sus tramas, la forma en que logra relatar varios períodos oscuros de nuestra historia en sátiras que siguen siendo relevantes y lo seguirán siendo en el futuro sin duda alguna.

logo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s